Como sobrevivir ante una infidelidad en el matrimonio

infidelidad-matrimonio

Una herida física necesita tiempo y cuidado adecuado para sanar. Si te heriste el brazo, debe ser envuelto en yeso o algún soporte para luego volver a moverlo mediante terapia lenta. ¿Duelen esas heridas? Claro que sí. ¿Sobrevives a ellas? Sin duda que si. Asimismo, sobrevivir a una infidelidad es posible.

Las heridas emocionales no son diferentes. La puñalada en el alma y los disparos a tu corazón son claramente dolorosos. Pero, así como con un brazo roto o una concusión, sobrevivirás. Tomará tiempo y cuidados especiales, pero las heridas emocionales causadas por una infidelidad o un romance extra marital, pueden ser curadas.

La clave aquí es la paciencia y el cuidado apropiado. A continuación encontrarás las mejores formas de cuidarte para que puedas sobrevivir al peor trauma emocional de todos: un esposo infiel.

Cómo sobrevivir a una infidelidad

Enfrenta el dolor

Si alguna vez te has quebrado un brazo o una pierna, sabrás que cuando ocurrió pensaste que la peor parte de todo era la herida, hasta que te dijeron que antes de poder cuidarlo para que sane, el hueso debe ser vuelto a alinear.

Este mismo concepto se puede aplicar a una herida emocional causada por una infidelidad en el matrimonio. Las cosas se van a poner peor antes de que empiecen a mejorar. De la misma manera que con una herida física, necesita ponerse peor antes de poder siquiera pensar en arreglarlo. La primera oleada de dolor ya pasó, pero debes volver a ella para que tu salud emocional pueda curarse de la manera correcta.

Una vez que esté claro que ocurrió una infidelidad, tú y tu esposo/a deben tener todos los detalles claros:

  • ¿Cuándo empezó?
  • ¿Cuán a menudo ocurrió?
  • ¿Siguen en contacto?

Todas esas preguntas difíciles e incómodas deben ser respondidas para siquiera pensar en la oportunidad de reconstruir la confianza. Sin saber la dolorosa respuesta a estas preguntas, tendrías que rellenar las partes que faltan tu, y eso no es bueno, la imaginación es demasiado amplia.

¿Qué puede ser más doloroso que la infidelidad misma? Las historias que te creas en tu mente acerca de lo ocurrió, como dejaste que ocurra algo así y cuán probable es que la situación siga ocurriendo. Para evitar de esto, consigue todos los detalles. Sí, será difícil de digerir todo, pero es importante enfrentarlo para dejar que el proceso de sanción pueda comenzar.

Nadie quiere que el doctor tome tu brazo roto, lo gire y lo vuelva a alinear para que sane correctamente. Pero el doctor sabe que eso es lo mejor para que el brazo sane.

Los hechos duros acerca de la infidelidad de tu esposo/a serán igualmente dolorosos, pero importantes para el proceso de curación.

Practica la paciencia a medida que perdonas

No es un secreto que tu relación no sobrevivirá sin el perdón de la parte más afectada. Se debe trabajar en el perdón, no es algo que se de automáticamente. Si tu esposo/a fue infiel, debes luchar contra tu rabia al mismo tiempo que contemplas el perdón. Mientras trabajas en estas dos emociones, tu pareja debe trabajar también en su paciencia a la espera de tu perdón.

Si tu pareja realmente desea que las cosas funcionen entre los dos, debe comprender que la confianza desapareció del matrimonio debido a sus acciones. Debe ser paciente contigo así como tu eres paciente con el proceso. No podrás perdonar de la noche a la mañana, pero si te comprometes a reconstruir la relación, eventualmente lo harás. El perdón es el único camino para llegar ahí, pero el ritmo al que se llega, depende completamente de ti.

Busca consejo profesional

Esto puede parecer obvio, pero son muchas las parejas que simplemente siguen el camino de “hágalo usted mismo” cuando intentan reparar un matrimonio. La objetividad de un consejero o un psicólogo ayudará a descubrir las causas y los efectos de la infidelidad, y puede ayudar a tu pareja a superarla. No deseches la ayuda de un profesional sólo porque no quieres otras personas en el drama de tu relación. La visión extra y externa les entregará ayuda invaluable para el futuro de su matrimonio.

Tomarse el tiempo para discutir la infidelidad

Ya sea con la ayuda de un consejero o en tu propia casa, establezcan un momento especifico para conversar del tema. Puede ser una hora a día por ejemplo. Si no establecen lineamientos en la discusión de la infidelidad, sus efectos estarán presentes durante todo tu día, en el trabajo, y en tus interacciones con los demás. El saber que dispones de esta hora o dos para dejar que tus emociones salgan, te ayudará a estar más presente en los otros aspectos de tu vida.

Construir confianza mediante la comunicación

Un buen matrimonio esta cimentado en la confianza y la honestidad. La infidelidad destruye esa base en un abrir y cerrar de ojos. A medida que ambos comienzan a trabajar para reparar la relación, deben reconstruir la confianza. Después de poner todos los detalles sobre la mesa, no sólo asumas que pueden volver a como todo era antes.

Si no sientes comodidad con respecto a alguna asunto, dilo. Deja que tu pareja te conforte mediante su comunicación honesta. El mantener tus sentimientos ocultos y no discutir asuntos importantes puede incluso haber sido la razón por la que tu relación tomó el rumbo que tomó. Dado que estas construyendo desde abajo hacia arriba, asegúrate de que ambos son honestos y de que pueden volver a confiar el uno en el otro.

Siempre se dice que lo que no te mata te hace más fuerte. Es verdad, pero sólo luego de un largo período de rehabilitación. Para sobrevivir a una herida emocional como una infidelidad, debes prestarle el mismo cuidado que a una herida física: tiempo, paciencia y atención al detalle. Tu matrimonio puede sobrevivir una infidelidad, pero requerirá de mucho trabajo y paciencia.

No hay comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Conocerme y Comunicarme Copyright © 2015.